lunes, julio 31, 2006

CINE CHILENO: ¿INDUSTRIA ME DIJO?




Publicado en revista "City" N°1

Los excesos de entusiasmo son tan nocivos como el fatalismo autodestructivo que a veces parece asaltar a distintos actores del medio audiovisual chileno. Mientras algunos prefieren adoptar el cliché del nuevo “boom” del cine chileno a riesgo de volver a pegarnos un guatazo como tantas veces antes; otros, simplemente descreen de cada nuevo paso, sintiéndose responsables de alertar sobre los falsos profetas y dejar en claro que aún en Chile, en lo que a cine se refiere, no le hemos ganado a nadie.

Y bueno, hay que ser claro en una cosa: no tenemos una industria de cine en Chile. Quizás nunca la tengamos. Simplemente porque desde nuestra condición de país tercermundista jamás tendremos la posibilidad real de desarrollar una. No somos Estados Unidos –por suerte-, ni tampoco la India, con esa industria local enorme o Hong Kong con un enorme mercado cautivo. Y es prácticamente imposible tener una real industria del cine (con grandes estudios y compañías productoras, con grandes recursos para producciones comerciales), por la misma razón que Chile nunca será una potencia atómica o desarrollará su propio programa espacial.

Lo que hemos estado presenciando en el último tiempo no es el nacimiento de esa industria, pero sí la creciente profesionalización del área audiovisual. Y eso no es nada de malo. Esto incluye desde la ley del cine (que vela por contratos, imposiciones y reglamente horarios para los trabajadores del área), hasta el surgimiento de especializaciones que son de primera necesidad: como la producción ejecutiva o el guión.

Hace poco un conocido actor me comentaba –a raíz de la polémica por las críticas a “Fuga”- que nadie habla de aquellas producciones que respetan los horarios, pagan a tiempo y funcionan correctamente en lo laboral. “Eso también es un aporte al avance del cine chileno”, decía.

El cine es arte. Identidad nacional. Es bonito. Etcétera. Pero también hay que pagarle a la gente. Hacer las cosas bien. Y hacerlas con las personas adecuadas. Que sea el productor el que se encargue de conseguir el financiamiento, mientras el director dirige. Y que sea un guionista el que escriba. Ya está quedando atrás, por suerte, esos proyectos que por necesidad, urgencia, circunstancias –y a veces también por ego- eran pensados, escritos, producidos y dirigidos por una misma persona. Y muchas veces, esa persona era la única que lo apreciaba.

Y claro, falta mucho, los boom son pasajeros, hay que andarse con cuidado, no creerse el cuento, no soñar a lo Hollywood style y avanzar de acuerdo a nuestras reales posibilidades. Sin olvidar tampoco que el cine aún trata de historias. De cuentos y sueños. Pero que si se profesionalizan, estos puedes salir mucho mejor.

7 comentarios:

Aerolito dijo...

Gracias por tu post
en serio
Te amo!
Siempre suya
yo

Francisco dijo...

Esta también eso de lograr al corto tiempo algo que nunca sa ha podido hacer. Leyendo referncias de cine chileno, se dice que es algo casi pintoresco. Si primero no se dan muestras de profesionalismo estamos condenados a ser mirados como cine "exotico".

RENTON....... dijo...

Hola Daniel, agregaria una cosa mas para que el cine chileno tenga mas peso en otras partes.

"MAYOR PORCENTAJE DE INVERSIÓN EN PUBLICIDAD"
"ASESORIA PUBLICITARIA"
"MENOR TOZUDES DE PARTE DE LOS DIRECTORES"

eso seria, saludos.

De paso dijo...

Mmm... creo que eso de que ser país tercermundista justifique la no existencia de una industria del cine no calza con la realidad. No necesitamos grandes firmas para considerar de que sí existe una constante generación de films. Sino mira Argentina.. o México. Que tienen sus leyes, sus formas de fomentar la creación independiente, etc.
Obvio, jamás un Hollywood. Pero mejor que sea así.
Chile no tiene cine porque mira en grande en vez de avanzar en pequeño. Hay un nuevo film, Punga, que creo en un año ya estará listo. Fondos varios y la decisión de no hacerlo en cine darán una nueva peli al mercado. Como La Sagrada Familia.

Se puede si se quiere.

Alberto dijo...

Me parece que existe una industria escondida, que somos sin duda un país enriquecido en ideas, pero falto de apoyo. Somos casi clandestinos cuando se trata de Arte.
Y la culpa no es ni del "sistema", ni del gobierno, ni de la ministra. La culpa son nuestros miedos a presentar porque creemos que nos va a ir mal. En ese sentido somos un poco mediocre, si algo se hace es por petición, y somos muy pocos quienes hacemos por pasión.
En definitiva si el término "industria" desea tener cabida en nuestro tan preciado cine, pues entonces nosotros deberiamos empezar a buscar el real significado de "empresa", un riesgo y un riesgo que hay que jugar.

chandler bing dijo...

hola daniel, como estas, te cuento, yo soy cristian bravo y hace años,( bastante años) te escuchaba en la radio cero, tu programa era, realmente BUENISIMO, era lo ideal para los fanaticos del cine, el cable, la television de antaño, y de taquito... LA MUSICA, tanto fue,que de ahi nacio un proyecto personal de, hacer un programa radial con mi amigo Hermes Chavez, tio de la actriz chilena Soboney Lo, nuestro programa radial se llamo, "Cinemania" que pertenecia a la radio municipal de Iquique, no sabes lo mucho que admiro tu trabajo, pero te soy sincero, nunca he leido ninguno de tus libros, aunque me gustaria leerlos pero no los encuentra en Iquique, bueno espero que recibas este comentario y me gustaria saber en que radio estas trabajando, aver si llega a mi hermosa y calurosas tierras de Iquique,
mucha suerte y adios

PD.: mi nick era Chandler Bing, en tu programa "Viaje al fondo del Dial".

Subjetiva dijo...

me gusta tu atrevimiento...aunque pienso que la creatividad podría superar lo evidente.
Y aprender a hablar, para que el resto del mundo entienda algo!!
No me vengáis con cine exótico, por favor...cine de casa y para caseros, es todo.
www.elizabethpatino.com o
www.myspace.com/elizabeth_es