miércoles, julio 26, 2006

NO ES UN PAJARO, NO ES UN AVION...

Ilustración: Curt Swan (DC COMICS)



Pese a las parodias de Fontanarrosa y Don Ramón, el chico de la capa sigue siendo el máximo exponente de una nueva mitología de la cultura pop. El intento de Bryan Singer puede ser visto como un sentido homenaje al que por tantas décadas ha sido el héroe de millones.

por Daniel Olave

Publicado en el diario La Nación el 14-07-06

¿Alguien puede no conocer a Superman? La letra “S” roja en el escudo de fondo amarillo, es junto con el logo de Disney y el de Coca Cola, una de las marcas más reconocidas en el mundo. Y su popularidad se mantiene a pesar de que para muchos es una suerte de boy scout -lejos del realismo sucio de otros héroes más cool, como por ejemplo Batman-, un defensor del capitalismo y del fascismo más pro yanqui.
Su identificación con lo más kitsch del patriotismo gringo lo ha convertido en una caricatura de sí mismo, en una figura denostada y muchas veces ridiculizada. ¿Algunas de las mejores parodias? El “Sperman” de Fontanarrosa y el “Super Sam”, encarnado por Ramón Valdés en los programas de Chespirito.
Pero mal que mal, sigue siendo el máximo exponente de una nueva mitología de la cultura pop. Desde que fue concebido hace casi 7 décadas por dos chicos de 18 años que soñaban con publicar sus historietas, Superman nunca ha dejado de estar presente. Lo que Jerry Siegel y Joe Shuster publicaron por primera vez en 1938, no sólo fue el primer súper héroe de la historia del cómic, sino el fundador y molde de un verdadero arquetipo de la cultura contemporánea.
Como sus fuentes de inspiración -Hércules y Sansón, entre otros-, lo que habían creado era un ser mítico, que desde las páginas de una revista pasó a convertirse en un ícono a nivel mundial y en el origen de un nuevo género. El de los superhéroes, una forma de mitología moderna, un fenómeno sociocultural y un tremendo negocio para la industria editorial.
Desde entonces nunca ha dejado de estar presente en las revistas de comics. Y como dibujo animado, serial para el cine (en los 50), películas de largometraje (en los 50, los 70 y el 2006), series de TV (en los 50, el 88, el 93 y el 2001) y hasta una comedia musical en los 60 (“It’s a bird, it’s a plane, it’s Superman”).
Aquellos que crecieron viendo los cómics que dibujaba Curt Swan (y que llegaban a Chile vía la vieja Editorial Novaro) o disfrutaron de la puesta al día que le dio John Byrne, los aportes de Alan Moore (como la bella historia “¿Qué ocurrió con el hombre del mañana?”) o el arte de Alex Ross, saben que el manido personaje ha tenido sus momentos. Como en el cine, con la insuperable “Superman 2” luchando cuerpo a cuerpo con el mejor súper villano de todos los tiempos, encarnado en Terence Stamp. Por lo que el intento de Bryan Singer de hacer un compacto sincrético de su larga leyenda en la más reciente película para el cine, puede ser visto como un sentido homenaje al que por tantas décadas ha sido el héroe de millones. La encarnación de las fantasías de cambiar una existencia común y corriente por aventuras ilimitadas y que entre menos parece un extraterrestre y más un ser humano, se hace más interesante.

4 comentarios:

Claudia dijo...

Superman ya no es como antes....cuando lo veia de chica, me ilusionaba verlo volar, obvio yo también queria volar pero nunca me resulto....al crecer voy pensando en otras cosas, como lo que me paso con la serie "Candy", que me fascina...pero perdí la inocencia....volví a escuchar a Anthony....y lo encontre medio "finito" para sus cosas....rayos!!!!, y yo que me quería casar con el....

Pd: Flor de Curriculum

gieb dijo...

Yo creo que Superman Returns es un homenaje, totalmente, y como tal funciona perfecto.
Lo que me gustó de la película es que SInger quiso hacerlo mundial y no tan norteamericano... eso ya es una avance.

Saludos

Udo dijo...

Recuerdo haber visto "Superman" cuando niño y en la TV, típico, en ese entonces ni soñar con tv clabe, videos, ni mucho menos internet ni DVD, no estaría nada de mal volverla a ver ya que no es mucho lo que mi memoria recuerda. Terence Stamp? un actorazo, si bien no lo he visto en muchas películas, imposible olvidar su memorable actuación en "Priscila, la Reina del desierto".
Muchas gracias por visitar mi blog, se agradece, que estés muy bien.
Sal-udo.

PD: Por casualidad en un futuro no muy lejano no tienes pensado el hacer un taller para guión de cine o algo por el estilo, de hacerlo no dejes de avisar para ver si reuno los requisitos y participar, nos vemos.

smoked eyes dijo...

Hola Daniel!!!:

Oye trae a tu hija a conocer este puerto hermoso, hay miles de cosas que ver, cafés, galerías, el muelle Barón, la costanera, claro que son entretenciones como pa los grandes, pero en fin!!!!
Me gustó lo que leí de tí en La Nación hace algunas semanas, sobre un trabajo que están haciendo sobre el sexo en el cine chileno,
hablabas algo sobre que los chilenos hacen el amor con rabia, con resentimiento, como buscando en aquel momento la respuesta para otras cosas... me gustó tu reflexión y te felicito por seguir haciendo muchas cosas a la vez, eso se valora.

abrazo