martes, septiembre 27, 2005

LOLITA CINCUENTONA







La famosa novela de Vladimir Nabokov, que convirtió en tópico el tema de la nínfula seductora, cumple su Bodas de Oro. Aprovechamos de recordar su impacto, el de las versiones cinematográficas y su legado en el imaginario audiovisual.

El tema es delicado. Niños y sexo es, definitivamente, una ecuación explosiva. Abordar este tema en un libro hace 50 años (fue editado en septiembre de 1955) le significó al escritor Vladmir Nabokov toda serie de problemas. Tras años de tenerla en mente (la idea, según contó, le surgió en 1940), debió sufrir el rechazo de múltiples editores. Llegó a pensar en editar el libro en forma anónima, para luego, cuando finalmente salió a la venta, recibir todo tipo de críticas y acusaciones.

El argumento narra la obsesión de Humbert Humbert, un profesor de literatura europea, hacia las ninfas, en especial hacia Dolores o Lolita, una joven estadounidense de 12 años de la que se enamora apasionadamente. El deseo es tal que Humbert llega al punto de casarse con su madre, Charlotte, para estar Cerca de ella. Cuando la mujer muere, él ve la posibilidad de concretar su mórbido sueño, aunque todo terminará, inevitablemente, en tragedia.

Las versiones hechas para el cine del libro no corrieron mejor suerte. El director de cine Stanley Kubrick (La Naranja Mecánica) también tuvo serias limitaciones a causa de la moral de la época para llevar a la pantalla el lado más sórdido de la historia. Antes de filmar la película en 1962 varios famosos rechazaron el papel masculino adjudicado finalmente a James Mason, quien junto a la joven Sue Lyon como Lolita, Shelley Winters y Peter Sellers, completaron el reparto.

En esta versión de Lolita, Sue Lyon representaba bastante más edad de los doce de la novela e incluso de los 14 que tenía. Por supuesto, nunca se explicita la relación entre ella y su padrastro, y Kubrick optó por la comedia negra, por un tono satírico para llevar adelante la historia.

Cuando 35 años después, el director inglés Adrian Lyne (“Nueve Semanas y media”), quiso hacer una nueva adaptación para la pantalla, tuvo incluso más problemas. La paranoia sobre la pedofilia en EE.UU. le cerró innumerables puertas. Y su supuesta versión audaz de la película con Jeremy Irons y una Dominique Swan de 15 años, fue seriamente mutilada y aún así no encontró distribución en Norteamérica.

Aún así, el tema de las ninfas, adolescentes que seducen hombres mayores o que son seducidas por ellos, tiene múltiples ejemplos en el cine, incluyendo cintas norteamericanas, italianas, orientales (“Black Lolita”; “Emmanuelle y Lolita”), que han seguido explotando el nombre del mito creado por Nabokov.

Y es que el autor de origen ruso es quien mejor ha descrito esta prohibida fascinación amorosa en las páginas de Lolita, como demuestra este fragmento del diario escrito en prisión por el sufriente Humbert: "Hay que ser artista y loco (...) y tener una llama de suprema voluptuosidad siempre encendida en su sutil espinazo, para reconocer de inmediato, por signos inefables -el diseño ligeramente felino de un pómulo, la delicadeza de un miembro aterciopelado y otros indicios que la desesperación, la vergüenza y las lágrimas de ternura me prohíben enumerar-, al pequeño demonio mortífero entre el común de las niñas; y allí está, no reconocida e ignorante de su fantástico poder".

GALERIA DE NINFAS

LOLITA (1962). De: Stanley Kubrick. Sue Lyon chupando una paleta, tomando sol en el jardín, haciendo que James Mason le pinte las uñas de los pies. Un clásico.

TAXI DRIVER (1976). De: Martin Scorsese. Jodie Foster como una pequeña ramera capaz de redimir a un sicopático Robert de Niro. Después un loco atentó contra Reagan por culpa de ella.

PRETTY BABY (1977). De: Louis Malle. Brooke Shields se convirtió en símbolo sexual antes de los diez años por este papel de precoz aprendiz de prostituta.

TENTACION PROHIBIDA (Così come sei, 1978). De: Alberto Lattuada. Nastassja, la hija de Klaus, tuvo morbo de chiquita. Aquí seduce a Mastroainni como un señor bastante mayor, que podría ser –literalmente- su propio padre.

LA CHICA (The Girl, 1986). De: Arme Mattson. Bernice Stegers es una colegiala de sólo 14 años, pero tiene los atributos necesarios para volver loco al maduro Franco Nero.

EL AMANTE
(The Lover, 1991). De: Jean-Jacques Annaud. Jane March es una jovencita francesa que vive en Indochina y que trata de sacarse el calor del cuerpo con su amante oriental. Se repitió el plato con Bruce Willis en “El Color de la Noche”.

LA VENENOSA (Poison Ivy, 1992). De: Katt Shea Ruben. Drew Barrymore dejó sus tiempos de estrellita infantil y, luego de una temporada de sexo, drogas y alcohol, aprovechó su mala fama para esta cinta sobre una adolescente que seduce a una familia entera, especialmente al papá de su amiguita.

BELLEZA AMERICANA (American Beauty, 1999). De: Sam Mendes. Kevin Spacey es un hombre maduro en crisis, se obsesiona con la rubia y frívola y coqueta condiscípula de su hija adolescente, Mena Suvari.

1 comentario:

postUK dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.